fbpx


Bienvenidos a nuestro

BLOG

No more posts
lesiones-spinning.jpeg

marzo 15, 2024 fisioterapia

El spinning y el ciclismo indoor se han convertido en actividades populares en gimnasios de todo el mundo. Con su combinación de música energética, entrenamiento cardiovascular intenso y ambiente motivador, estas sesiones de ejercicio ofrecen una experiencia única que atrae a personas de todas las edades y niveles de condición física. Sin embargo, como cualquier forma de ejercicio, el spinning y el ciclismo indoor conllevan beneficios y riesgos. En este artículo, exploraremos tanto los beneficios como las lesiones más frecuentes asociadas con estas actividades.

Beneficios del Spinning y Ciclismo Indoor

  1. Entrenamiento Cardiovascular: El spinning y el ciclismo indoor son formas efectivas de mejorar la salud cardiovascular. Estas actividades aumentan la frecuencia cardíaca, lo que fortalece el corazón y mejora la circulación sanguínea en todo el cuerpo.
  2. Quema de Calorías: Una sesión típica de spinning puede quemar entre 400 y 600 calorías, dependiendo de la intensidad y la duración del entrenamiento. Esto lo convierte en una excelente opción para quienes buscan perder peso o mantenerse en forma.
  3. Fortalecimiento Muscular: Aunque el enfoque principal del spinning está en el sistema cardiovascular, también involucra a varios grupos musculares. Las piernas, glúteos y músculos centrales trabajan en conjunto para pedalear y mantener una postura adecuada durante la sesión.
  4. Bajo Impacto: A diferencia de correr u otros deportes de alto impacto, el spinning es suave para las articulaciones. Esto lo hace ideal para personas con lesiones previas o aquellos que desean minimizar el riesgo de lesiones.
  5. Adaptabilidad: El spinning se puede adaptar fácilmente a diferentes niveles de condición física. Los instructores suelen ofrecer modificaciones para ajustar la resistencia y la intensidad, lo que permite que personas de todas las edades y habilidades participen en las clases.
  6. Efecto Endorfina: Al igual que cualquier forma de ejercicio, el spinning estimula la liberación de endorfinas, neurotransmisores que producen sensaciones de bienestar y reducen el estrés y la ansiedad.

Lesiones Más Frecuentes

  1. Lesiones en Rodillas: El spinning puede poner una presión considerable en las rodillas, especialmente si la bicicleta no está configurada correctamente o si el ciclista no mantiene una técnica adecuada. El uso excesivo o la mala alineación pueden provocar lesiones en los ligamentos o cartílagos de la rodilla.
  2. Dolor de Espalda: Mantener una postura adecuada durante la sesión de spinning es crucial para prevenir el dolor de espalda. La inclinación excesiva hacia adelante o hacia atrás puede poner tensión en la espalda baja, lo que lleva a molestias o lesiones.
  3. Lesiones de Tobillo: La configuración inadecuada de los pedales o el uso de calzado inapropiado pueden aumentar el riesgo de lesiones en los tobillos durante el spinning. Los esguinces y tensiones son comunes si los pies no están asegurados correctamente en los pedales.
  4. Síndrome del Túnel Carpiano: Agarrar el manillar de la bicicleta de spinning de forma incorrecta o mantener una posición incorrecta de las manos puede causar compresión en el nervio mediano, lo que lleva al síndrome del túnel carpiano.
  5. Lesiones de Tejidos Blandos: El sobreuso o la falta de un calentamiento adecuado pueden aumentar el riesgo de lesiones de tejidos blandos, como distensiones musculares o tendinitis, especialmente en las piernas y la espalda.

Cómo Prevenir Lesiones

  • Configuración Adecuada de la Bicicleta: Asegúrate de que la bicicleta esté configurada correctamente en términos de altura del asiento, posición del manillar y colocación de los pedales.
  • Técnica Correcta: Sigue las instrucciones del instructor y mantén una técnica adecuada en todo momento. Esto incluye mantener una postura erguida, alinear correctamente las rodillas y los pies, y distribuir el peso de manera uniforme.
  • Calentamiento y Estiramiento: Realiza un calentamiento adecuado antes de la sesión de spinning para preparar los músculos y articulaciones. Después de la clase, realiza estiramientos para ayudar a prevenir la rigidez muscular y reducir el riesgo de lesiones.
  • Escucha a tu Cuerpo: Si sientes algún dolor o molestia durante la clase, detente y consulta con el instructor. No ignores las señales de advertencia de tu cuerpo, ya que podrían indicar una lesión en desarrollo.

En resumen, el spinning y el ciclismo indoor ofrecen una serie de beneficios para la salud, desde mejorar la condición cardiovascular hasta fortalecer los músculos. Sin embargo, es importante practicar estas actividades de manera segura y consciente para minimizar el riesgo de lesiones. Al seguir una técnica adecuada, mantener una configuración correcta de la bicicleta y escuchar a tu cuerpo, puedes disfrutar de todos los beneficios del spinning sin comprometer tu salud.


mujer-joven-que-sufre-dolor-cuello-dolor-espalda-estirando-musculos-casa-dolor-espalda-cuello-mujer-1.jpg

febrero 20, 2024 fisioterapia

La fibromialgia es una condición crónica caracterizada por dolor musculoesquelético difuso, fatiga, trastornos del sueño y puntos sensibles en todo el cuerpo. A menudo, esta enfermedad invisible puede afectar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. Si bien no existe una cura definitiva para la fibromialgia, la fisioterapia ha surgido como una herramienta crucial en su tratamiento y manejo.

Comprendiendo la Fibromialgia: Más Allá del Dolor

La fibromialgia no solo se trata de dolor físico. Sus efectos se extienden a aspectos emocionales, cognitivos y sociales de la vida de un individuo. La fatiga debilitante puede hacer que incluso las tareas cotidianas sean desafiantes, y los trastornos del sueño pueden empeorar la situación, creando un ciclo de dolor y agotamiento.

El Rol Integral de la Fisioterapia en el Tratamiento

La fisioterapia aborda la fibromialgia de manera holística, centrándose en mejorar la función física, aliviar el dolor y reducir la discapacidad. Los fisioterapeutas utilizan una variedad de enfoques, que van desde el ejercicio terapéutico hasta técnicas de relajación y educación del paciente sobre el manejo del dolor.

Ejercicio Terapéutico: Fortalecimiento y Flexibilidad

El ejercicio terapéutico juega un papel fundamental en el tratamiento de la fibromialgia. Los programas de ejercicio adaptados a las necesidades individuales del paciente pueden ayudar a mejorar la fuerza muscular, la flexibilidad y la resistencia. Ejercicios de bajo impacto, como caminar, nadar o practicar yoga, pueden ser beneficiosos para reducir el dolor y mejorar la función física.

Terapia Manual: Alivio del Dolor y Mejora de la Función

La terapia manual, que incluye técnicas como el masaje terapéutico y la liberación miofascial, puede proporcionar alivio inmediato del dolor y mejorar la movilidad en personas con fibromialgia. Estas técnicas ayudan a reducir la tensión muscular, mejorar la circulación sanguínea y promover la relajación general del cuerpo.

Educación y Autocuidado: Empoderando al Paciente

La educación del paciente juega un papel crucial en el manejo de la fibromialgia. Los fisioterapeutas pueden proporcionar información sobre la condición, estrategias de autocuidado y técnicas de manejo del estrés que pueden ayudar a los pacientes a controlar mejor sus síntomas y mejorar su calidad de vida a largo plazo.

Abordando los Factores Psicológicos: Bienestar Integral

La fibromialgia está estrechamente relacionada con factores psicológicos como el estrés, la ansiedad y la depresión. La fisioterapia puede ayudar a abordar estos aspectos mediante técnicas de relajación, entrenamiento en habilidades de afrontamiento y apoyo emocional, lo que contribuye a un bienestar integral del paciente.

Esperanza en el Tratamiento de la Fibromialgia

En conclusión, la fisioterapia desempeña un papel fundamental en el tratamiento y manejo de la fibromialgia. Al abordar los aspectos físicos, emocionales y sociales de la enfermedad, los fisioterapeutas pueden ayudar a los pacientes a reducir el dolor, mejorar la función física y recuperar el control sobre sus vidas. Si bien la fibromialgia puede ser una enfermedad desafiante, con el enfoque adecuado y el apoyo adecuado, los pacientes pueden encontrar esperanza en su viaje hacia una vida más saludable y activa. Si estás en Bilbao y necesitas mejorar tu calidad de vida en Consulta Maza podemos ayudarte.


20240213131440_borja-maza_foto610x342.jpg

febrero 20, 2024 fisioterapia

Gracias al programa «Vivir para Ver» de Radio Euskadi, nuestro compañero Borja Maza, compartió su experiencia sobre el alivio de dolores físicos mediante la fisioterapia, la osteopatía y la integración de la tecnología en estos tratamientos.

Consulta Maza, un centro médico que lleva años ofreciendo atención de calidad a sus pacientes, ha sido pionero en el cuidado de la salud en Bilbao. En la entrevista, Borja Maza nos indicó cómo la tecnología se ha convertido en un elemento fundamental en el tratamiento de diversas dolencias.

El principal objetivo de los fisioterapeutas va más allá del simple alivio del dolor físico. Se trata de comprender las necesidades individuales de cada paciente y trabajar para que puedan llevar a cabo sus actividades diarias sin limitaciones, independientemente de su edad o condición física.

Escucha la entrevista aquí

 


Captura-de-pantalla-2023-12-11-a-las-18.43.56.png

diciembre 11, 2023 fisioterapia

Fracturas por estrés, ¿por qué se producen?

Un tramo del circuito runner del jardín del Túria

Los huesos están en constante renovación: son un tejido dinámico y activo desde el punto de vista metabólico que están en un continuo proceso de remodelación y otorgan así al esqueleto su capacidad regenerativa. En condiciones normales, y en líneas generales, los huesos se desgastan un poco y, al descansar, nos recuperamos.

Pero si realizamos demasiada actividad, el hueso se degrada y puede ser que supere la capacidad del cuerpo para repararlo y reemplazarlo. Por tanto, el hueso se debilita y es más vulnerable a las fracturas por estrés.

¿Qué es una fractura por estrés?

Cuando hablamos de lesiones por estrés nos referimos a fracturas de hueso “que se dan sobre todo en los de los pies, aunque también pueden aparecer en otras zonas”, nos explica el fisioterapeuta Borja Maza Toledano. En la gran mayoría se dan porque el hueso no es capaz de mantener la tensión y ya no puede absorber el estrés y el impacto repetitivo.

De hecho, no es una fractura completa sino que se trata de pequeñas fisuras causadas por tensiones repetidas que, de forma individual, no bastarían para fracturar la zona. Por tanto, no se trata de una rotura total ni se deben a un golpe traumático, sino que se clasifican en fracturas por debilidad, por algún tipo de deficiencia ósea, o en fracturas por fatiga, es decir, causada por una actividad exagerada y repetitiva, común sobre todo en deportistas.

Cuando los músculos se fatigan o se sobrecargan, transfieren esta tensión al hueso cercano y el resultado es una pequeña grieta o fractura en el hueso. Ocurre, por tanto, cuando la actividad física ejerce demasiada presión sobre un hueso y este no tiene tiempo suficiente para recuperarse.

Con el tiempo, el músculo fatigado pasa la sobrecarga de estrés al hueso y provoca una pequeña grieta. Esto suele ocurrir sobre todo en las extremidades inferiores: metatarsianos, tibia, tarso, fémur y peroné, seguidos de la pelvis. En el caso de las fracturas en las extremidades superiores, aunque son menos comunes, se han detectado en gimnastas y en deportes como levantamiento de pesas. En este caso, la clavícula, el húmero o la muñeca del gimnasta son los huesos que más se fracturan.

Debilidad o fatiga, las dos principales causas de las fracturas por estrés

En el origen de las fracturas por estrés están implicadas tanto las fuerzas de los músculos contráctiles que actúan sobre el hueso como el aumento de la fatiga de las estructuras de soporte. Entre las principales causas, Maza enumera como las más habituales el cansancio muscular, tendinitis repetitivas, ejercicios repetitivos o cambios de superficie de blando (tierra) a duro (asfalto). También enfermedades como la osteoporosisdiabetes o el sobrepeso ayudan a que aparezcan este tipo de fracturas.

Cuando realizamos una fuerza repetitiva, las pequeñas grietas en los huesos que soportan peso pueden estar provocadas por una fuerza repetitiva sobre los huesos, como cuando realizamos largas caminatas, saltamos repetidamente o corremos largas distancias. Suele ocurrir cuando aumentamos la frecuencia de la actividad, como hacer ejercicio más días a la semana.

Una técnica de entrenamiento errónea afecta sobre todo a partes óseas como la tibia, los metatarsos del pie, la fíbula o peroné, el navicular del tarso, el fémur y la pelvis. Este tipo de fracturas suponen, según la Asociación Española de Lesiones Deportivas (AELD), entre el 1% y el 20% de todas las lesiones deportivas, sobre todo del atletismo.

Los motivos suelen ser por un aumento o cambio en la intensidad y volumen del entrenamiento, lo que se traduce en mayor estrés a nivel óseo; desbalance postural o muscular; o actividad o gesto repetitivo, como el caso de  los miembros inferiores de los corredores.

Por otro lado, un calzado inadecuado constituye una causa que puede predisponer a las fracturas por estrés óseo o sobrecarga. Las fracturas por estrés en los pies son, según el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV), algo “relativamente frecuente que puede darse sobre todo tras periodos de parón, principalmente en deportistas o profesionales que sobrecargan mucho los miembros inferiores”, explican en su web. También un calzado con poca suela o una suela rígida, sin amortiguación, puede hacer que un metatarsiano se rompa.

Qué se siente con una fractura por estrés

Es fácil que una fractura por estrés se pase por alto en sus inicios ya que los síntomas pueden ser muy sutiles y cueste identificar la fuente del dolor, que aparece en una zona difusa alrededor de la lesión.

Este malestar, que suele aparecer de forma gradual, “no impide caminar o movilizar la articulación” al principio, explica Maza, pero después evoluciona hacia “un dolor más profundo que, a la palpación duele mucho más en el foco de la fractura e impide realizar movimientos con normalidad, apareciendo inflamación, edema en el tobillo o en la cara dorsal del pie”, nos dice Maza.

Se trata de un dolor que se alivia haciendo reposo. Por el contrario, suele volverse más intenso con la actividad física. En palabras de Maza, “siempre tenemos que escuchar a nuestro cuerpo, en este caso el pie, que es el que nos manda información al cerebro de que algo le gusta o le disgusta”,

Las imágenes a través de rayos X, resonancia magnética o gammagrafía ósea nos darán información precisa sobre si tenemos una lesión de este tipo.

Cómo se tratan las lesiones por estrés

Ante una fractura por estrés es aconsejable hacer reposo, aplicar hielo y tomar antiinflamatorios, “entre cuatro y seis semanas, en función de la evolución”, recalca Maza. También es importante mantener el pie en alto para evitar edemas y flebitis, así como ayudarnos con muletas al caminar “para no cargar el pie” o usar una bota ortopédica para “reducir o evitar la atrofia muscular”.

La ayuda de un fisioterapeuta en la fase de recuperación nos permitirá “aumentar la fuerza muscular, no solo del pie o la zona lesionada sino de todos los grupos musculares de ambas extremidades inferiores, para liberar la sobrecarga que ha llevado la otra extremidad, dando movilidad y liberando articulaciones”, detalla Maza.

Por otra parte, el masaje linfático nos ayudará a evitar edemas crónicos. Otros posibles tratamientos también incluyen puntos de láser, magnetoterapia o tratamiento con diatermia. Es importante también “enseñar al paciente ejercicios con goma para que realice en casa”, afirma el fisioterapeuta, así como reeducar la marcha, fortalecer la musculatura y equilibrar bien el cuerpo.

“Si no se tratan de forma adecuada, las fracturas por estrés pueden acentuar la fractura”, advierte Maza. Aplicar tensión sobre un hueso ‘agrietado’ puede hacer que la lesión empeore y provoque dolor crónico. Para reducir la carga que soporta el hueso hasta que se cura es necesario realizar reposo mientras el médico lo indique. Al volver a la actividad, es importante hacerlo de forma paulatina, poco a poco.

Siempre, en todos los casos, es importante acudir al especialista fisioterapeuta para que nos ayude no solo a “recuperar la lesión, sino también a prevenir secuelas que se puedan instaurar en otra parte del cuerpo a causa de compensaciones ya que este se ha tenido que adaptar a una nueva situación”, advierte Maza. Según el experto, “muchas fracturas por estrés en el pie dejan secuelas a la larga en rodillas, caderas o pelvis, lo que se puede prevenir llevando un buen protocolo de prevención y tratamiento”.

De no actuar, la fractura puede complicarse y, en algunos casos incluso es necesario que “el traumatólogo tenga que intervenir la fractura”, resalta Maza, según el cual también puede aparecer reuma como artritis o artrosis si no se trata como es debido. Sin embargo, con el tratamiento adecuado y escuchando en todo momento lo que nos dice nuestro cuerpo, “la recuperación es total”, tranquiliza Maza.


Beneficios-de-la-fisioterapia-para-ancianos-1.jpg

junio 30, 2023 fisioterapia

El envejecimiento es un proceso natural que conlleva cambios físicos, funcionales y emocionales en el cuerpo humano. A medida que envejecemos, es fundamental cuidar nuestra salud física y mantener la funcionalidad para disfrutar de una vida plena y activa. La fisioterapia desempeña un papel crucial en el proceso de envejecimiento al ayudar a mantener la movilidad, prevenir lesiones y mejorar la calidad de vida de las personas mayores. En este artículo, exploraremos la importancia de la fisioterapia en el proceso de envejecimiento y cómo puede contribuir a un envejecimiento saludable y activo.

Mantenimiento de la movilidad

Uno de los desafíos más comunes asociados con el envejecimiento es la pérdida de movilidad y flexibilidad. La fisioterapia se enfoca en mantener y mejorar la movilidad a través de ejercicios específicos, estiramientos y técnicas de movilización articular. Estas intervenciones ayudan a prevenir la rigidez, mejorar el rango de movimiento y promover la independencia funcional en las actividades diarias.

Prevención de caídas y lesiones

Las caídas y las lesiones son una preocupación importante en las personas mayores. La fisioterapia desempeña un papel fundamental en la prevención de caídas al mejorar el equilibrio, la fuerza muscular y la estabilidad. Los fisioterapeutas pueden realizar evaluaciones de riesgo de caídas y diseñar programas de ejercicio individualizados que fortalezcan los músculos, mejoren el equilibrio y reduzcan el riesgo de caídas y lesiones relacionadas.

Manejo del dolor

El dolor crónico es común en las personas mayores y puede afectar significativamente su calidad de vida. La fisioterapia ofrece enfoques no farmacológicos para el manejo del dolor, utilizando técnicas como la terapia manual, el uso de calor o frío, la electroterapia y el ejercicio terapéutico. Estas intervenciones pueden reducir el dolor, mejorar la función física y permitir una mayor participación en actividades cotidianas.

Rehabilitación después de cirugías o enfermedades

Las personas mayores a menudo se someten a cirugías o padecen enfermedades crónicas que pueden afectar su movilidad y funcionalidad. La fisioterapia desempeña un papel vital en la rehabilitación postoperatoria, ayudando a restaurar la función, fortalecer los músculos debilitados y acelerar la recuperación. También se utiliza en el manejo de enfermedades crónicas como la artritis, la osteoporosis o el Parkinson, proporcionando técnicas y ejercicios específicos para mantener la funcionalidad y mejorar la calidad de vida.

Promoción de un estilo de vida activo y saludable

La fisioterapia no solo se enfoca en el tratamiento de condiciones específicas, sino que también promueve un estilo de vida activo y saludable en las personas mayores. Los fisioterapeutas brindan orientación sobre la actividad física adecuada, la ergonomía, la nutrición y otros aspectos importantes para un envejecimiento saludable. Al fomentar hábitos saludables, la fisioterapia puede ayudar a prevenir enfermedades crónicas, mejorar la función cardiovascular y mantener la independencia a medida que se envejece.

La fisioterapia desempeña un papel esencial en el proceso de envejecimiento al mantener la movilidad, prevenir lesiones, manejar el dolor y promover un estilo de vida activo y saludable. A través de intervenciones personalizadas y programas de ejercicio adaptados, los fisioterapeutas pueden ayudar a las personas mayores a mantener su independencia, mejorar su calidad de vida y disfrutar de un envejecimiento saludable y activo. Si eres una persona mayor o cuidas a alguien que lo es, considera consultar a un fisioterapeuta para obtener orientación y apoyo en el proceso de envejecimiento.


Rafael-Nadal-Treatment-picture_2-1024x814-1.jpg

junio 30, 2023 fisioterapia

El estrés y la ansiedad son problemas de salud mental que afectan a millones de personas en todo el mundo. Estas condiciones pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida, el bienestar emocional y la salud física. Si bien existen diversos enfoques para el manejo del estrés y la ansiedad, la fisioterapia se ha reconocido cada vez más como una herramienta efectiva y complementaria para abordar estos desafíos. En este artículo, exploraremos cómo la fisioterapia puede ayudar en el manejo del estrés y la ansiedad, y cómo sus técnicas y enfoques pueden contribuir a mejorar el bienestar general.

El vínculo entre el estrés, la ansiedad y el cuerpo

El estrés y la ansiedad pueden manifestarse en el cuerpo de varias formas, como tensión muscular, respiración rápida y superficial, aumento del ritmo cardíaco y alteraciones del sueño. Estas respuestas físicas pueden perpetuar y amplificar los sentimientos de estrés y ansiedad, creando un ciclo negativo. Aquí es donde la fisioterapia puede desempeñar un papel crucial.

Relajación muscular y técnicas de respiración

La fisioterapia ofrece una variedad de técnicas de relajación muscular y respiración que pueden ayudar a reducir el estrés y la ansiedad. Por ejemplo, la terapia de relajación progresiva consiste en tensar y relajar conscientemente diferentes grupos musculares, lo que ayuda a aliviar la tensión acumulada en el cuerpo. Asimismo, la fisioterapia puede enseñar técnicas de respiración profunda y controlada que promueven la relajación y calman el sistema nervioso.

Ejercicio físico y liberación de endorfinas

El ejercicio físico regular es conocido por sus efectos positivos en el estado de ánimo y el manejo del estrés. La fisioterapia puede diseñar programas de ejercicio personalizados que incluyan actividades aeróbicas, estiramientos y fortalecimiento muscular. El ejercicio ayuda a liberar endorfinas, hormonas que producen una sensación de bienestar y reducen los niveles de estrés y ansiedad.

Terapia manual y liberación miofascial

La terapia manual, realizada por fisioterapeutas capacitados, puede ayudar a aliviar la tensión y el dolor muscular asociados con el estrés y la ansiedad. Técnicas como el masaje terapéutico y la liberación miofascial se centran en aflojar los tejidos musculares y fasciales, mejorando la circulación sanguínea y aliviando los puntos de tensión. Estas técnicas promueven la relajación, reducen la respuesta al estrés y ayudan a restablecer el equilibrio en el cuerpo.

Biofeedback y control del estrés

El biofeedback es una técnica utilizada en fisioterapia que permite a las personas monitorear y controlar sus respuestas fisiológicas, como la tensión muscular y la frecuencia cardíaca. A través de dispositivos de biofeedback, los pacientes pueden aprender a reconocer las señales corporales asociadas con el estrés y la ansiedad, y utilizar técnicas de relajación para modificar esas respuestas. El biofeedback proporciona retroalimentación en tiempo real y ayuda a las personas a desarrollar habilidades de autorregulación para controlar el estrés.

Educación y manejo del estilo de vida

La fisioterapia no se limita solo a técnicas físicas, sino que también puede brindar educación y asesoramiento sobre manejo del estrés y cambios en el estilo de vida. Los fisioterapeutas pueden ayudar a identificar factores desencadenantes de estrés y ansiedad, así como a implementar estrategias prácticas para manejarlos de manera efectiva. Esto puede incluir recomendaciones sobre la gestión del tiempo, técnicas de relajación en el hogar y la incorporación de actividades de autocuidado en la rutina diaria.

La fisioterapia ofrece un enfoque holístico y complementario para el manejo del estrés y la ansiedad. A través de técnicas de relajación, ejercicio físico, terapia manual, biofeedback y educación, los fisioterapeutas pueden ayudar a las personas a abordar los desafíos físicos y emocionales asociados con estas condiciones. Si estás experimentando estrés y ansiedad, considera consultar a un fisioterapeuta capacitado para diseñar un plan de tratamiento personalizado y apoyarte en tu camino hacia el bienestar mental y físico.


osteopatia-bilbao-tratamiento.jpg

mayo 29, 2023 fisioterapia

El equilibrio es fundamental para mantener la estabilidad y prevenir caídas, especialmente en personas mayores. La fisioterapia desempeña un papel importante en la mejora del equilibrio a través de ejercicios específicos que fortalecen los músculos, mejoran la coordinación y aumentan la conciencia corporal. En este artículo, te presentaremos una serie de ejercicios de fisioterapia diseñados para mejorar el equilibrio y reducir el riesgo de caídas en personas de la tercera edad.

Posición de pie en un solo pie

Este ejercicio simple pero efectivo ayuda a fortalecer los músculos de las piernas y mejorar el equilibrio. Comienza sosteniéndote de una silla o una pared para mayor estabilidad. Luego, levanta uno de tus pies del suelo y mantén la posición durante 30 segundos. A medida que te sientas más seguro, intenta hacerlo sin apoyo. Repite el ejercicio con la otra pierna. Realiza de 2 a 3 series por cada pierna.

Paso lateral con resistencia

Necesitarás una banda de resistencia para este ejercicio. Coloca la banda alrededor de tus tobillos y párate con los pies separados al ancho de los hombros. Manteniendo la resistencia de la banda, da un paso lateral hacia un lado y luego vuelve a la posición inicial. Repite el paso lateral en ambos sentidos, realizando de 10 a 15 repeticiones en cada dirección. Este ejercicio fortalece los músculos de las piernas y mejora el equilibrio lateral.

Caminar en línea recta

Este ejercicio es simple pero eficaz para mejorar la marcha y el equilibrio. Encuentra un pasillo o un espacio abierto y camina en línea recta, manteniendo una postura erguida y levantando los pies lo suficiente para evitar tropezar. Puedes intentar colocar un pie delante del otro en una línea imaginaria para mayor precisión. Haz esto durante 1 a 2 minutos, aumentando gradualmente el tiempo a medida que te sientas más cómodo.

Alcance en tándem

Este ejercicio se enfoca en la estabilidad y la coordinación. Párate con los pies uno frente al otro, como si estuvieras en una posición de paso largo. Mantén los brazos extendidos frente a ti y comienza a mover uno de tus brazos hacia arriba y hacia abajo mientras te mantienes en equilibrio. Luego, cambia al otro brazo. Intenta realizar de 10 a 15 repeticiones en cada lado. A medida que progreses, puedes cerrar los ojos para aumentar el desafío y mejorar aún más tu equilibrio.

Levantamiento de talones

Este ejercicio ayuda a fortalecer los músculos de las pantorrillas y mejorar el equilibrio. Párate con los pies separados al ancho de los hombros y lentamente levanta los talones del suelo mientras mantienes el equilibrio. Mantén esta posición durante unos segundos y luego baja los talones de vuelta al suelo. Realiza de 10 a 15 repeticiones, asegurándote de mantener una buena postura y apoyarte en una silla o una pared si es necesario.

Yoga o tai chi

Tanto el yoga como el tai chi son prácticas que combinan movimientos suaves, estiramientos y respiración consciente. Estas disciplinas son excelentes para mejorar el equilibrio, la flexibilidad y la estabilidad emocional. Considera unirte a clases grupales de yoga o tai chi adaptadas a personas mayores o busca videos en línea que te guíen a través de las posturas y movimientos adecuados.

Recuerda consultar con nuestros fisioterapeutas antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, especialmente si tienes condiciones de salud preexistentes. Estos ejercicios de fisioterapia para mejorar el equilibrio y prevenir caídas pueden adaptarse a tu nivel de condición física y gradualmente aumentar su intensidad a medida que progreses. ¡Prioriza tu seguridad y bienestar mientras trabajas en mejorar tu equilibrio!


NAGORE-TRATANDO-1.jpg

mayo 29, 2023 fisioterapia

La movilidad es fundamental para mantener una vida activa y de calidad en las personas mayores. A medida que envejecemos, es normal experimentar cierta disminución en la movilidad debido a factores como la pérdida de fuerza muscular, la rigidez articular y el deterioro del equilibrio. Sin embargo, la fisioterapia juega un papel crucial en el mantenimiento y mejora de la movilidad en personas mayores. En este artículo, exploraremos algunos consejos y estrategias de fisioterapia que pueden ayudar a mejorar la movilidad en la tercera edad.

Evaluar la movilidad actual

El primer paso es realizar una evaluación exhaustiva de la movilidad actual de la persona mayor. Esto puede incluir pruebas de fuerza, equilibrio, flexibilidad y rango de movimiento articular. Un fisioterapeuta capacitado puede identificar las áreas problemáticas y diseñar un programa de tratamiento personalizado.

Ejercicios de fortalecimiento

El fortalecimiento muscular es esencial para mejorar la movilidad en las personas mayores. Los ejercicios de resistencia como levantamiento de pesas livianas, bandas de resistencia o ejercicios de peso corporal ayudan a fortalecer los músculos y a mejorar la capacidad para realizar actividades diarias como caminar, subir escaleras o levantarse de una silla.

Entrenamiento de equilibrio

La disminución del equilibrio es una preocupación común en las personas mayores, ya que puede aumentar el riesgo de caídas y lesiones. Los ejercicios específicos de equilibrio, como ponerse de pie sobre un solo pie, caminar en línea recta o practicar yoga, pueden fortalecer los músculos y mejorar la estabilidad.

Estiramientos y flexibilidad

La flexibilidad es vital para mantener una buena movilidad. Los estiramientos regulares ayudan a mantener la elasticidad de los músculos y las articulaciones, lo que facilita los movimientos. Un fisioterapeuta puede enseñar una variedad de estiramientos específicos para cada grupo muscular y adaptados a las necesidades individuales.

Terapia manual

La terapia manual es una técnica utilizada por los fisioterapeutas para mejorar la movilidad y aliviar el dolor en las personas mayores. Esta terapia puede incluir masajes, movilizaciones articulares suaves y técnicas de liberación miofascial para aflojar tejidos tensos y mejorar la circulación.

Set of isometric balance exercises including spiked blue ball held by the senior patient while she is sitting on a grey fit ball in front of a mirror

Uso de ayudas técnicas

En algunos casos, el uso de ayudas técnicas puede ser beneficioso para mejorar la movilidad y la independencia en personas mayores. Estas ayudas incluyen bastones, andadores, sillas de ruedas o dispositivos de asistencia para la movilidad. Un fisioterapeuta puede evaluar la necesidad y enseñar el uso adecuado de estas ayudas técnicas.

Actividades cardiovasculares

No se debe descuidar el componente cardiovascular en la mejora de la movilidad. La práctica regular de actividades cardiovasculares como caminar, nadar o andar en bicicleta ayuda a fortalecer el sistema cardiovascular y a mejorar la resistencia, lo que a su vez facilita los movimientos diarios.

Mantenerse activo en la vida diaria

Es importante alentar a las personas mayores a mantenerse activas en su vida diaria. Esto implica evitar un estilo de vida sedentario y realizar actividades simples pero efectivas, como caminar en lugar de utilizar el automóvil para distancias cortas, subir escaleras en lugar de utilizar el ascensor o participar en actividades recreativas como baile o yoga.

La movilidad es esencial para mantener la independencia y una buena calidad de vida en las personas mayores. A través de la fisioterapia, es posible mejorar la movilidad y superar los desafíos asociados con el envejecimiento. Siguiendo los consejos mencionados anteriormente y trabajando de la mano con con nosotros, las personas mayores pueden disfrutar de una mayor libertad de movimiento y una vida activa y saludable en sus años dorados.


indiba-bilbao-maza-1.jpg

abril 11, 2023 fisioterapia

Elegir un buen fisioterapeuta en Bilbao puede marcar la diferencia en tu recuperación y en tu bienestar general. Pero con tantos fisioterapeutas disponibles, puede ser difícil saber cuál es el mejor para ti. Aquí te dejamos algunos consejos para elegir un buen fisioterapeuta:

  1. Busca referencias: Pregúntale a amigos y familiares si conocen a algún buen fisioterapeuta. También puedes preguntarle a tu médico o a otros profesionales de la salud a los que acudas regularmente. Si buscas en línea, asegúrate de leer reseñas y comentarios de otros pacientes. En Consulta Maza tenemos 4,9 sobre 5 con más de 90 reseñas.
  2. Verifica las credenciales: Asegúrate de que el fisioterapeuta esté licenciado y tenga las credenciales necesarias para ejercer la fisioterapia en tu país. Puedes buscar en línea el registro oficial de fisioterapeutas y verificar que el fisioterapeuta esté registrado y en buen estado. Todos nuestros fisioterapeutas están colegiados.
  3. Experiencia: Busca un fisioterapeuta con experiencia en tratar tu condición específica. Puedes preguntarle al fisioterapeuta cuánto tiempo ha estado tratando esa condición y cuál es su tasa de éxito. Llevamos más de 30 años de experiencia como fisioterapeutas en Bilbao.
  4. Comunicación: La comunicación es esencial en la fisioterapia. Asegúrate de que el fisioterapeuta te escuche y comprenda tus necesidades y metas. También asegúrate de que el fisioterapeuta te explique claramente los tratamientos y los ejercicios que debes realizar. Somos especialistas en conocer el paciente y la patología.
  5. Personalidad: La personalidad del fisioterapeuta es importante. Busca a alguien que sea amable, paciente y que te haga sentir cómodo. La fisioterapia puede ser dolorosa y frustrante en ocasiones, por lo que es importante que te sientas cómodo y seguro con el fisioterapeuta. ¡Con una llamada saldrás de dudas! 🙂
  6. Tecnología y equipo: La fisioterapia es una disciplina que evoluciona constantemente. Busca un fisioterapeuta que utilice tecnología y equipos actualizados para tratar tu condición. Esto puede hacer una gran diferencia en la eficacia del tratamiento. Tenemos toda la aparatología más novedosa del mercado: indiba, ondas de choque, etc…

Elegir un buen fisioterapeuta puede llevar tiempo, pero es importante tomarse el tiempo necesario para encontrar a alguien que te ayude a alcanzar tus objetivos de salud. Si quieres contar con el mejor fisioterapeuta de Bilbao llámanos sin compromiso.

 

 


Jon-1-e1669719749682.png

abril 11, 2023 fisioterapia

La postura adecuada es esencial para el bienestar general del cuerpo. Una buena postura no solo ayuda a evitar dolores de espalda y de cuello, sino que también puede reducir los dolores de cabeza. A menudo, los dolores de cabeza son causados por la tensión en el cuello y los hombros, lo que a su vez puede ser el resultado de una mala postura. Los ejercicios de fisioterapia pueden ayudar a mejorar la postura y prevenir dolores de cabeza. A continuación, te presentamos algunos ejercicios de fisioterapia que usamos en consulta y pueden ayudarte a mejorar la postura y evitar dolores de cabeza.

Cifosis Bilbao

  1. Estiramientos de cuello: Estos ejercicios pueden ayudar a aliviar la tensión en el cuello y a mejorar la flexibilidad. Empieza por sentarte con la espalda recta, la barbilla hacia adentro y los hombros hacia atrás. Gira lentamente la cabeza hacia la izquierda y hacia la derecha, manteniendo la posición durante 10 segundos en cada lado. Luego, inclina la cabeza hacia el lado izquierdo y hacia el lado derecho, manteniendo la posición durante 10 segundos en cada lado.
  2. Elevaciones de hombros: Este ejercicio puede ayudar a fortalecer los músculos del cuello y de los hombros. Empieza por sentarte con la espalda recta, las manos en los muslos y los hombros hacia atrás. Luego, eleva los hombros hacia las orejas y mantén la posición durante 5 segundos. Baja los hombros y relájate durante 5 segundos antes de repetir el ejercicio.
  3. Fortalecimiento de los músculos de la espalda: Los músculos de la espalda son fundamentales para mantener una buena postura. Un ejercicio que puede ayudar a fortalecer estos músculos es el levantamiento de brazos. Empieza por acostarte boca abajo con los brazos extendidos hacia adelante. Levanta lentamente los brazos hacia arriba y mantén la posición durante 5 segundos antes de bajar los brazos lentamente. Repite el ejercicio varias veces.
  4. Estiramientos de la columna vertebral: Estos ejercicios pueden ayudar a aliviar la tensión en la espalda y a mejorar la flexibilidad. Empieza por sentarte con la espalda recta y los hombros hacia atrás. Gira lentamente la columna vertebral hacia la izquierda y hacia la derecha, manteniendo la posición durante 10 segundos en cada lado. Luego, inclina el cuerpo hacia adelante, intentando tocar los dedos de los pies con las manos. Mantén la posición durante 10 segundos antes de volver a la posición inicial.
  5. Estiramientos de los músculos del cuello y de los hombros: Los estiramientos de estos músculos pueden ayudar a reducir la tensión y a mejorar la postura. Empieza por sentarte con la espalda recta y los hombros hacia atrás. Lleva la mano derecha hacia el hombro izquierdo y tira suavemente de la cabeza hacia la derecha, manteniendo la posición durante 10 segundos. Repite el ejercicio en el lado contrario.

Estos son solo algunos ejercicios de fisioterapia que pueden ayudarte a mejorar la postura y evitar dolores de cabeza. Si realmente sufres algún tipo de dolor no dudes en contactarnos, tenemos nuestra consulta en pleno centro de Bilbao.

 

 


Aviso legal y política de privacidad

Aviso legal

Política de privacidad

2022 ® Maza Fisioterapia Osteopatía